Etiqueta: Elías Zenteno

Elías Zenteno, el intérprete del muqui


El siniestro muqui, en los lápices de Elías Zenteno.

En los años 70, cuando Elías Zenteno trabajaba como obrero en un asiento minero de Laraos, (provincia de Yauyos, Lima) sus historietas permanecieron ocultas, como si se trataran de los verdaderos tesoros que escondía el socavón al que acudía a laborar. Y lo curioso es que todas esas viñetas describían el trabajo que se hacía en esas galerías subterráneas. Era una decisión extraña. En la época del exacerbado nacionalismo de Velasco Alvarado, don Elías dibujó en sus historietas la vida en las minas pero poco personas pudieron ver sus trabajos.

Quizá lo más sencillo para el artista fue graficar lo que ocurría bajo tierra. Empezó a darle a los lápices desde niño, influenciado por el trabajo que vio en las tiras de Rip Kirby o en los viejos cómics de Roy Rogers, Superman y Tarzan. “Yo también puedo hacer esto”, se decía, y así, de a pocos, empezó con su sueño de convertirse en dibujante. Incluso llevó un curso de historieta por correspondencia. “Pero solo para perfeccionar la técnica del guión”, cuenta.

Dibujó de todo. Temas religiosos, guerras, aventuras y aunque lo hizo bien, la recompensa fue escasa. Nunca encontró trabajo como historietista. Por eso se convirtió en minero y dejó por un tiempo el arte. Hasta que la tierra misma lo obligó a volver a sus viñetas.

“Nadie había dibujado lo que pasaba en las minas, yo lo hice”, afirma, mientras muestra las cartulinas en las que tiene todos sus trabajos. Sus personajes, desde entonces, cambiaron. Las páginas que dibujaba se poblaron de operarios con casco, patrones, ingenieros y del muqui, ese duende que reina en las profundidades andinas.

Hoy, que ya ha dejado atrás la vida en las minas, quiere volver a dibujar, publicar en un solo tomo sus viejas historietas. La empresa privada podría darle una mano.

(He colgado uno de los trabajos de don Elías al final de este post)

Primera página de Trato con el Muqui. Puede ampliar la página y darle click a siguiente imagen para leer la historieta completa.