Etiqueta: Gerard Way

Solo los emos salvarán al mundo


Las anotaciones de Sir Reginald Hargreeves, un padre poco amoroso.

Al músico Gerard Way le gusta ir a la guerra con maquillaje. En sus videos, sus compañeros, vestidos de soldados, mueren a su alrededor pero él no los auxilia, lo que hace es cantar con violencia, mostrar su dolor, llorar hasta que el rimel se le corra. Se podría decir que su negocio es el sufrimiento. Y esto, en realidad, no debería ser una sorpresa. Como vocalista de una banda de rock emo, Way sabe bien lo que sus fanáticos esperan de él, la dosis exacta de depresión y letras que hablan de muerte, cicatrices y fantasmas. Sí señores, Gerard Way, el bienamado frontman de My Chemical Romance, es un experto en el dolor humano.

Pero este post no trata de Way ni de su música, sino de otra de sus creaciones: The Umbrella Academy. Esta historieta fue publicada por primera vez en 2007, y lo que contiene es la historia de unos superhéroes creados para este siglo. Siete metahumanos que crecieron como una familia disfuncional. El padre es un severo alienígena que más parece un funcionario de la corona británica de inicios del siglo veinte, la madre es una androide, el mayordomo un chimpancé parlante y los hijos tuvieron que aprender a realizar hazañas superheroicas desde los ocho años, en pantaloncillos cortos, literalmente.

Uno de los atractivos de esta historieta es ese, la alternancia de las escenas de los primeros años con el tiempo real, la comparación entre la educación que les dio un padre que no conocía sus nombres y que solo los llamaba por un número, y la situación actual de nuestros héroes, ya adultos.

Y si la idea de pasar años bajo la sombra de un padre frío y obsesivo es deprimente, más lo es el presente. Lo único positivo que le pasó a los miembros de The Umbrella Academy es que consiguieron nombres de batalla. Número 1 se hace llamar Spaceboy, Número 2 es el Kraken, la tercera es Rumor, y así sucesivamente. Pero a los llamativos alias se suman algunas tragedias personales. Spaceboy perdió todo el cuerpo en un accidente y tuvo que reemplazarlo por la anatomía de un gorila, el Kraken no es un vigilante muy querido, Rumor está divorciada, y Número 5 se sigue viendo como un chico de 8 años, aunque parece saber mucho más que sus hermanos.

Así las cosas, no parece extraño que la primera villana que deben enfrentar los integrantes de Umbrella Academy sea su propia hermana, Número 7, la que de niña no exhibió ningún poder, excepto una “mediocre habilidad” para tocar el violín, como diría Sir Reginald Hargreeves, su padre. Pues bien, este es el mundo de Umbrella Academy, que llega gracias a la inesperada pluma de un rockero y los hábiles lápices del brasileño Gabriel Bá, que recuerda por momentos a lo mejor de Mike Mignola, creador de Hellboy

Por cierto, el segundo arco argumental de Umbrella Academy se llama Dallas y tiene que ver con el asesinato de John F. Kennedy. Al parecer, los héroes de este siglo no esperan a que les lleguen las tragedias, ellos las buscan, aunque sea en el pasado.

Kraken y Spaceboy, puro amor filial

 

Número 5 termina una discusión con su hermana a balazos.

 

Los Umbrella en Lima, gracias a los amables Rómulo y Ana María, dueños de la tienda Organa en el Centro Comercial Arenales. Foto de mi esposa, Sandra Enciso.
Anuncios